La Santa Muerte. se cree que este culto tiene antecedentes de la era prehispanica. El culto a la muerte se remonta al año 1795 cuando los indígenas adoraban un esqueleto que llamaba Muerte.

En un poblado del centro de México, se encuentran testimonios concretos que este culto permaneció oculto en los últimos dos siglos. La leyenda popular nos dice que este culto nació por los años 60 cuando en México en el estado de Veracruz en el municipio de Catemaco.

Según cuenta la leyenda, una persona de dicho municipio vio la figura de la muerte dibujada en la tabla de su choza. Fue entonces que llevo al cura para que verificara la imagen y la canonizara. Pero este cura se negó, pues creía que esta imagen sería parte de un rito de satanismo.

Más adelante el culto se difundió de persona a persona de manera informal y alejada de la religión cristiana. Luego se se le daría a conocer en el estado de Hidalgo, en el año de 1965.

La santa muerte es adoraba o venerada sobre todo por personas que cotidianamente ponen en riesgo su vida. Los habitantes urbanos de hoy, invocan a esta figura para la protección y recuperación de salud o artículos robados o algún miembro secuestrado por la familia. Incluso pedir dinero a la santa muerte en una oración los devotos se inclinan a su fe y a sus devociones.

La Santa Muerte es representada por una figura masculina o femenina. De manera tenebrosa con guadaña o rosario. La muerte femenina con una túnica larga y una corona de oro.

La figura de la Santa Muerte porta algunos objetos como la guadaña, Una herramienta agrícola como cuchilla curva insertada en un palo, usada para cortar hierbas o forraje para el ganado y cereales. Sin embargo la imagen de la santa muerte se interpreta como un arma para cortar simbólicamente la mala energía de los enemigos.