No todo el mundo se ha encontrado con platos picantes desde temprana edad, es por esto que les cuesta más tomarlos. Cada vez son más los restaurantes exóticos de comida a domicilio en Madrid lo que ha incrementado el número de platos picantes dentro de sus recetas de comida.

Cualquier persona que quiera probar sabores nuevos y excitantes en el mundo de los alimentos picantes sin tener consecuencias sólo tiene que seguir estas pautas.

1. Empezar poco a poco
Comenzaremos por rociar, por ejemplo, nuestra hamburguesa con pimienta negra, o la sopa con pimienta roja. Algunos profesionales de la salud, recomiendan una dieta picante a sus pacientes debido a las diversas razones saludables (estimula la tasa metabólica, disminuye la presión arterial, etc.), y recomiendan empezar por el uso con una pizca en las salsa de tomate con un par de gotas de Tabasco.

2. Deléitate con los sabores
Monica Bhide autora de Modern Spice dice que hay que centrarse en los sabores y aromas que nos dan ganas de seguir comiendo. Solamente hay que recordar mantener la moderación. “El error número uno de la mayoría de las personas cuando piden comida para llevar, es que lo condimentan demasiado de una especia. Las especias frescas, usadas con moderación, aportan un gran sabor”. Además al agregar sólo una especia se disfruta el sabor y no se confunde como en los platos con varios tipos de ellas.

3. Aumentar el picante… lentamente
Cuando las papilas gustativas se acostumbren a pequeñas medidas picantes, se podrá pasar a un nivel superior. Trataremos de añadir semillas, chiles picados en las comidas. Comenzaremos con los más suaves como pimientos de padrón antes de pasar a los jalapeños. Se aconseja lo siguiente: “Tiene que ser algo gradual, pero sin tener miedo de ir un poco a más picante en ocasiones. No tenemos porqué tomar todas las comidas con salsa picante, pero si deseamos mejorar nuestra tolerancia, entonces deberemos tener alguna comida ocasional que nos deje con la boca ardiendo. Es como ejercitar un músculo, sin dolor no hay ganancia. ”

4. Mantenlo al lado
Los restaurantes de comida a domicilio mexicanos, a menudo cocinan para grupos de personas, es entonces cuando tienen que compensar el picante entre aquellos a los que les gusta y a los que no. Una forma de éxito que se usa con frecuencia es servir las salsas picantes en el margen, por lo que cada persona puede agregarlas a su gusto. Esta idea es especialmente útil si se está tratando de aumentar la tolerancia al picante y permite no tomarlo a los que no lo deseen.

5. Ten algo para aliviar a mano
Ten un poco de leche para acompañar durante la comida, o mezcla una cucharada de crema agria en la salsa. Los lácteos vienen muy bien a la hora de “domesticar” cualquier picor. “Un buen consejo es tomar la comida picante con cualquier aliviador en forma natural. Por ejemplo, la comida tailandesa suele ser picante, pero usan una gran cantidad de leche de coco, lo que hace que se calme “. “También encontramos que la comida india y mexicana tiende a tener el cilantro o lima, que ayudan a aliviar el poderoso efecto de la comida picante. ”

6. No forzar
No todos los estómagos pueden soportar los alimentos picantes. Si con frecuencia se experimenta dolor después de la ingestión de picante en la dieta, y luego éste se detiene… entonces no es para nosotros.

Debemos aclarar que dentro de la gastronomía mundial los países que consumen más picante son la comida mexicana y las recetas de comida peruana.